¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

El primer emisor láser data de 1960. Desde entonces se ha avanzado mucho, pero había un logro que se resistía a la ciencia: crear un láser de color blanco. Un grupo de investigadores en Arizona por fin lo ha conseguido, y será el comienzo de una nueva generación de pantallas con menos consumo y más calidad de imagen.

Los láseres emiten un haz de luz coherente, o sea en una única frecuencia y longitud de onda que determina, entre otras cosas, su color. La luz blanca se considera un haz incoherente ya que está compuesta de múltiples frecuencias y longitudes de onda.

Lo que han hecho los investigadores de la Universidad de Arizona es crear un dispositivo capaz de emitir un haz láser en múltiples longitudes de onda. Para ello, han creado un emisor a escala nanométrica cuyo grosor es de solo una milésima parte de un cabello humano. El dispositivo está dividido en tres emisores láser que emiten en los tres colores típicos del modelo RGB (rojo, verde y azul).

El emisor no solo es capaz de emitir un haz rojo, verde o azul, también es capaz de emitir un haz de cualquier otro color que suponga una combinación de estos. Si se activan los tres segmentos al unísono y a tope de potencia, el haz generado es un láser blanco.

El avance abre la puerta a utilizar diodos láser como los elementos fundamentales de una nueva generación de pantallas. Entre sus ventajas está un consumo mucho menor que el de los LED actuales, y una calidad de imagen superior. Sus descubridores han probado que su capacidad para reproducir colores está un 70% por encima de las actuales tecnologías de pantalla, incluyendo los OLED, que son probablemente los que mejor calidad de imagen ofrecen en la actualidad.

Aún pasará un tiempo hasta que el descubrimiento comience a aplicarse a electrónica comercial. El principal problema es que se necesita un sistema que permite generar este láser blanco mediante electricidad directa. El diodo creado por los investigadores genera el láser excitando los electrones con otro láser. Con todo este láser blanco es una seria promesa y no solo para la tecnología de pantalla. También lo es para el desarrollo de semiconductores ópticos.

Científicos del laboratorio Kastler Brossel en París han alcanzado un hito notable en el camino hacia la creación de dispositivos de memoria completamente ópticos. Se trata de la primera vez que logran detener luz y luego soltarla dentro de un cable de fibra óptica.

El método no es muy diferente al de anteriores ocasiones en las que se ha logrado ralentizar o detener completamente un flujo de luz, solo que en este caso el sistema se basa en fibra óptica y eso abre la puerta a que se desarrolle comercialmente. Lo que ha hecho el profesor Julien Laurat y su equipo de la Universidad Pierre and Marie Curie ha sido crear un dispositivo en el que el cable de fibra se alarga hasta alcanzar un diámetro de 400 nanómetros. Esa es la medida adecuada para que los fotones interactuen con una nube de átomos de cesio enfriados mediante láser.
Al llegar a esa sección del cable, la luz se detiene y la información pasa a la nube de unos 2.000 átomos que la rodea mediante superposición cuántica. Al liberar el torrente de luz, esta recupera la información que tenía y vuelve a viajar por el cable como si tal cosa. Mediante este procedimiento bautizado como Transparencia electromagnéticamente inducida han logrado detener la luz por cinco microsegundos. Si se la hubiera dejado continuar, la luz hubiera recorrido alrededor de un kilómetro.

Aunque el hecho de almacenar luz suena ya de por sí increíble, lo verdaderamente importante de este descubrimiento es que abre la puerta al desarrollo de dispositivos de memoria cuántica. Basta con congelar un pulso de un solo fotón para crear el inicio de una memoria compatible con ordenadores cuánticos. En palabras de Baptiste Gouraud, uno de los autores del estudio:

El trabajo proporciona una demostración práctica de un sistema de memoria de luz basado en fibra. Hemos sido capaces de parar la luz y soltarla a voluntad. Hasta ahora, las demostraciones previas de este procedimiento se realizaban entre átomos libres en el espacio, no en un soporte con una onda de frecuencia compatible con el de las actuales redes.

El resultado de este descubrimiento se ha publicado en la revista Physical Review Letters. A partir de aquí ya es una cuestión de hacer el dispositivo más complejo y más pequeño, nada que la industria no sea capaz de lograr.

Multímetros con Bluetooth

Promax anuncia una nueva línea de multímetros con Bluetooth PD 351 y PD 352 que permiten monitorizar las medidas a distancia, como un data logger, mediante cualquier Smartphone que funcione bajo Android.

Un dispositivo Android conectado a los nuevos multímetros con Bluetooth puede controlar varios equipos simultáneamente. Incluso, si es usado con un Smartphone, también dispone de sintetizador de voz para indicar las medidas de forma audible en español.

Características técnicas de los nuevos Multímetros con Bluetooth

Se trata de una gama de instrumentos completamente automática, con un formato muy moderno y con display grande que incorpora barra gráfica. Además de la conexión Bluetooth, permiten medir temperatura y ser usados como un data logger.

Son multímetros con Bluetooth capaces de medir frecuencia, componentes y realizan la prueba de hFE de transistores. Se entregan con funda de transporte, sonda de temperatura y pinzas de cocodrilo, además de las puntas de prueba habituales.

SUBIR